Última Actualización: Feb 19, 2018
">
Ene 18, 2018 | Destacados, San Cristóbal, | El Guardián
La avenida Libertad de San Cristóbal

POR ELVIN SANCHEZ

CAPSULA MUNICIPAL.

La única vía que tiene la ciudad de San Cristóbal con 6 carriles es la avenida Libertad. Construida por Rafael Leónidas, chapita, el perínclito, diseñada con visión y criterio de futuro, porque todavía hoy, es la más optima para el desplazamiento. Del término de la dictadura para acá todo ha sido caos y torpeza.

La ciudad benemérita observa un crecimiento demográfico con indicadores por encima de los normales.

La dinámica económica traduce evolución y progreso en muchos aspectos. La avenida Constitución es una arteria comercial, el principal centro de negocios. Eso es bueno y no malo. Sólo que esa conversión llegó sin planificación. Plazas comerciales, edificios, centros de salud, bancos,…han sido levantados, en su mayoría, sin dejar espacios de parqueos, obligando a los usuarios disponer de las calles como estacionamientos.

La misma avenida es impactada por el alto volumen vehicular de la vía troncal 6 de Noviembre y los que provienen de la región norte del municipio.

La avenida Libertad, las calles Padre Borbón – María Trinidad Sánchez, Sánchez y 16 de Agosto son alimentadas por la carretera Sánchez como vía troncal.

La carretera de Palenque como artería principal alimenta la calle Bernardo Alíes. La carretera Sánchez vieja impacta también en la avenida Libertad y la calle 16 d Agosto. Cuando se agrega la circulación vehicular interna, lo que sucede es un enorme cuello de botella, un nudo…que hace imposible el desplazamiento y la movilidad. Es necesario un rediseño vial, construcción de nuevas vías y adoptar normas y regulaciones que ayuden al tránsito, movilidad y desplazamiento en la ciudad.

Las vías alimentadas por vías troncales no pueden nunca ser usadas para el estacionamiento vehicular, tienen que estar totalmente despejadas, sin obstáculos. En los últimos 55 años todo ha sido improvisación y anarquía,…la ciudad creció sin control, sin planificación, sin respeto, sin criterio…heredamos esa verdad, y ahora es el momento para cambiar el rumbo.