Actualizado: Oct 19, 2019
Muere el mexicano José José el Príncipe de la Canción
Sep 29, 2019 | Destacados, Entretenimiento, Mas Noticias, | El Guardián
Muere el mexicano José José, el ‘Príncipe de la canción’

MEXICO.-Muere el mexicano José José, el «Príncipe de la Canción». México es un país acostumbrado a venerar a sus dioses de la canción. Unos seres terrenales que un día les hicieron llorar de alegría o les acompañaron en los peores momentos. No importa si viven o están ya muertos, como José Alfredo o Pedro Infante.

Hay un preciso instante mientras vivían en que se volvieron inmortales. Para muchos José José ya había muerto hace una década. Ha sido el hombre, José Sosa Ortiz (Ciudad de México, 1948), el que luchó contra el mismo alcoholismo que había matado a su padre, el mismo que resurgió del polvo de la cocaína y del asfalto y consiguió perdonarse, quien los ha dejado este sábado, a los 71 años, en un hospital en Miami (EE UU). Pero el José José que levantó a un país entero el 15 de marzo de 1970 con un sol natural y 16 compases sin respirar de El triste es el que sigue y seguirá vivo en la memoria de aquellos que ni siquiera habían nacido.

Había llegado su momento de pasar a la historia. Aunque él no lo sabía. Tenía 22 años y ni siquiera comprendía las letras de despecho que cantaba, porque no había vivido lo suficiente. Resguardado siempre por su protectora madre, que tuvo que luchar contra un marido alcohólico que murió a los 45 años, José José solo entendió aquello de «qué triste luce todo sin ti» (que dice la canción) cuando lo dejó su novia Lucero poco antes de convertirse en un ídolo de la música mexicana. Después de aquello estaba seguro de que José Alfredo Jiménez le había escrito su vida en canciones.

De la noche en la que no ganó el premio de la segunda edición del Festival Mundial de la Canción Latina, pero sí el corazón de un país entero, él mismo relató en sus memorias: «Conforme continuaba la canción, el grado de dificultad aumentaba. La gente lo sabía y con cada agudo gritaba conmigo. ¡Qué canción tan difícil!». El público enloqueció, las rosas le llovían, artistas de la talla de Angélica María o Marco Antonio Muñiz se habían quedado boquiabiertos. Había interpretado El triste, del compositor mexicano Roberto Cantoral, y esa única actuación lo disparó al éxito más absoluto. Un nivel que no siempre supo cómo enfrentar.

De cerca lo acechaba el vaso de Bacardí blanco con Coca-Cola. Sin hielo, como a él le gustaba.

Fue el primer hijo de José Sosa Esquivel y Margarita Ortiz, dos cantantes de ópera y zarzuela que se conocieron en el Conservatorio Nacional de Música. Su padre educó a sus tres hijos en la música clásica y les previno de Elvis Presley, de todo lo que oliera a rock and roll y a twist; creía que eso los contaminaba. Como solo trabajaba dos veces al año en la ópera tenía que ganarse la vida tocando el órgano en la Iglesia de un barrio rico.

José José contó en una entrevista a este diario que creía que le atormentaba ver su talento desperdiciado en una parroquia. Sus frustraciones se mezclaron con una neurosis que empeoró hasta tal punto que en mitad de la noche, según recordaba el cantante, era capaz de levantar a toda la familia para buscar un destornillador extraviado. Estaba borracho. Murió sumido en el alcohol. Su hijo casi también. Y el nombre artístico lo escogió en homenaje a él: dos veces José. Muere el mexicano José José el Príncipe de la Canción.

Visite nuestra página de Facebook: @elguardiandigital