Actualizado: Nov 28, 2021
Oct 4, 2021 | Destacados, Internacionales, Mas Noticias, | El Guardián
¿Qué es una sociedad offshore? ¿Son legales?

¿Qué es una sociedad offshore? ¿Son legales?. Una sociedad offshore es una entidad que se crea en un país distinto de aquel en que reside su beneficiario. Tener una empresa offshore no es un delito, bajo la idea de que cada persona puede elegir dónde invertir y qué hacer con su dinero. Un estudio publicado en 2017 y actualizado en 2019 estimó que un 10% del producto interior bruto mundial se encuentra en sociedades offshore. La regla general para que sean legales es que se declaren a las autoridades tributarias competentes.

El problema de estas sociedades es cuando se crean en jurisdicciones opacas en busca de escasas o nulas cargas impositivas y de confidencialidad. En los reportajes muchas veces encontrará términos como empresas “opacas”, “de papel” o “fantasma” porque no tienen actividad real ni empleados ni oficinas físicas. Se utilizan, en líneas generales, para ocultar y eximir de responsabilidades fiscales o legales al verdadero dueño de unos activos que pueden ser financieros, pero también se pueden concretar en propiedades inmobiliarias, obras de arte o vehículos, entre otros. “Cuando llega el fisco, esta gente dice ‘ah bueno, yo no soy el dueño”, bromea Chuck Collins, académico del Instituto de Estudios de Políticas en Washington.

Lea también: ‘Pandora Papers’ en América Latina: ¿Quiénes aparecen?

Las empresas opacas se vuelven los dueños legales de estos activos y ocultan la identidad de los dueños reales. Y estas capas se pueden sumar. Una empresa offshore en Belice puede ser dueña de otra en Islas Caymán que es propietaria de otra en Hong Kong. El beneficiario real, en cambio, puede estar en México o Brasil. Sus inversiones, en EE UU.

¿Quién y cómo puede abrir una sociedad en un paraíso fiscal?

Al calor de los paraísos fiscales y sus atractivos ha surgido toda una industria especializada en la gestión de los trámites necesarios para que interesados de cualquier parte del mundo puedan crear sus sociedades de forma secreta. Gracias a la ayuda de estos despachos de abogados, el cliente consigue no dejar rastro de su identidad en documentos oficiales como actas de incorporación o registros de accionistas. Entre los documentos de los Papeles de Pandora aparecen algunos de los mayores proveedores a nivel mundial, como Alemán, Cordero, Galindo y Lee (Alcogal), Trident Trust o Asiaciti.

Son despachos completamente establecidos y legales, a veces cercanos al poder en sus países sede. Glenn D. Godfrey, exministro de Turismo de Belice, es el fundador del despacho GDG, incluido en la filtración. Jaime Eduardo Alemán, uno de los socios de Alcogal, fue ministro de Justicia de Panamá y embajador en Estados Unidos. Cerca del 50% de los políticos que aparecen en los Papeles de Pandora eran clientes de Alcogal.

¿Quién es quién en la filtración?

En la industria offshore abundan términos que suelen ser confusos, pero que en realidad son más sencillos de lo que parecen.

– Beneficiario: Es el dueño real de la compañía, uno de los datos guardados con mayor recelo en los llamados paraísos fiscales. También se traduce como “beneficiario final”, del inglés ultimate benefitial owner.

– Proveedor: Es el despacho legal que ayuda a crear y manejar las empresas offshore. Estas firmas de abogados guardaban registros y solventaban los trámites de los beneficiarios, y de esta información se desprenden los documentos filtrados.

– Intermediario: En muchos casos, los beneficiarios no gestionan directamente la creación de sus empresas, sino que acuden a asesores, bancos o gestores de inversiones que les ayudan a contactar a los proveedores.

– Accionista: Como en un negocio tradicional, los dueños tienen un porcentaje de acciones de la empresa. Los títulos pueden estar a nombre de una persona o de otra compañía y así se pueden encadenar estructuras offshore.

– Director: Es tal cual quien dirige la compañía. En muchos casos el accionista es el director de su propia compañía. También se puede dar el caso que empleados de los despachos funjan como directores de una firma: no tienen poder de decisión, pero se dedican a presidir asambleas y resolver otros trámites en los registros mercantiles.

– Fideicomiso: Se conoce como trust, en inglés. Es un contrato con el que se transfiere el título de una propiedad a un tercero. Esa persona o empresa (el fideicomisario) se convierte en el dueño legal de ese activo y se encarga de administrarlo a favor de un beneficiario. A esa estructura básica se le suma también la figura del protector, que se encarga de supervisar las tareas del fideicomisario y sustituirlo, si es necesario. Los fideicomisos son particularmente opacos porque no suele haber registros públicos de ellos en las jurisdicciones offshore y hacen aún más difícil identificar al propietario real de una casa o un yate, por ejemplo. ¿Qué es una sociedad offshore? ¿Son legales?